TODA LA INFO DEPORTIVA
Martes 24
Enero de 2017
CIELOSPORTS.COM » Gimnasia - Editorial » 25-02-2016

Mirar al futuro, hoy una utopía

El día a día de una institución lleva una dinámica y su organización es la que demanda mayor atención de sus dirigentes. En los últimos años Gimnasia se encuentra inmerso en una problemática de la cual no puede salir y así mirar lo que viene es imposible.

La Constitución de nuestro país establece “un salario mínimo vital ajustable y una remuneración justa para todos los trabajadores. De acuerdo con la Ley Nacional de Empleo Nº 24.013, el Salario Mínimo es el salario más bajo que se paga en efectivo y que todos los trabajadores mayores de 18 años de edad deben recibir, sin importar la categoría o actividades que se llevan a cabo.

Debe asegurar la alimentación adecuada, condiciones de vida respetable, educación, vestimenta, asistencia sanitaria, transporte, recreación, vacaciones y demás disposiciones”.

Aquí está el mayor problema que tienen los empleados de Gimnasia y la condenan a la que se acostumbraron a vivir quienes desde hace años trabajan en la institución. Por cargo, simpatía política o amiguismo la historia puede ser más benévola.

La última década del club ha estado signada de malas gestiones, y uno de los sectores que más lo padeció es el de los empleados. La delicada situación económica que atraviesa la institución atentó contra el derecho de los trabajadores que no sólo soportan la falta del pago de sus salarios sino que también se acostumbraron a recibir amenazas y ser perseguidos si hacen paro de actividades.

Si bien año atrás la actual Comisión Directiva corrigió el pago y canceló varios meses de deuda, desde fines del año pasado el club entró en una nueva situación compleja y los trabajadores más relegados no cobran desde noviembre. A esto se le agregan las promesas de los directivos que no pueden cumplir sus palabras y desde hace un tiempo volvieron a ser citados por el gremio Utedyc.

En el 2015 los trabajadores del club llegaron a situaciones extremas y por eso pararon en dos oportunidades. Pero en menos de dos meses de este nuevo año ya alcanzaron la misma cantidad de paros y la incertidumbre es mayor ya que no tienen respuestas ante sus reclamos.

En los últimos días, luego de una nueva reunión que tuvo Daniel Onofri en el gremio, empleados del Estadio, Bosquecito y Estancia Chica, cobraron el último mes. Pero los profes son los más abandonados ya que tienen un atraso de cuatro meses.

Esta situación no la viven los empleados que son cercanos al lineamiento político que conduce la institución ya que gozan de privilegios y nunca ingresaron en el padecimiento que sufren cientos de sus compañeros.

La situación de estos empleados es grave pero no sólo sufren por la falta de pago sino que cada vez que paran sufren la amenaza de un directivo, quien se encarga de monitorear sus movimientos y amedrentarlos con sus fuentes de trabajo. Si bien los directivos no pasan por el Bosquecito todos señalan al mismo, “Fabián”.

La situación empeoró en los últimos meses y los empleados volvieron a estar en un momento delicado en la institución. El futuro no es claro y a pocos días del comienzo del año ya realizaron la misma cantidad de paros que el año pasado.

¿Cómo se puede proyectar un club mejor y más grande cuando todavía no pueden solucionar problemas que acarrean desde hace años?

SUMARIO